MARTES, 22 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- El yoga puede ayudar a las mujeres mayores que luchan contra los frecuentes episodios de incontinencia urinaria, según una nueva investigación.

El hallazgo procede de un pequeño estudio de participantes en clases de yoga específicamente diseñadas para ayudar a las mujeres mayores con incontinencia urinaria. Tenían entre 55 y 83 años de edad (la edad promedio era de 66 años), y ninguna había practicado yoga antes de participar en el estudio.

"A pesar de su edad, la frecuencia de su incontinencia y su falta de experiencia en el yoga, estas mujeres pudieron aprender a practicar yoga de forma efectiva con un programa de yoga de 3 meses con clases grupales dos veces por semana de entre 6 y 10 mujeres con incontinencia", dijo la autora del estudio, la Dra. Alison Huang.

"Y para el fin del programa, las mujeres del grupo del yoga reportaron una reducción de más del 75 por ciento en la frecuencia de su incontinencia, un cambio bastante dramático", añadió.

Huang es uróloga y codirectora del programa de entrenamiento para la investigación de los residentes en el Instituto Scripps de Ciencias Traslacionales de la Universidad de California de San Francisco.

Su equipo compartió los hallazgos el domingo en una reunión de la Asociación Americana de Urología (American Urological Association), en San Francisco. Las investigaciones presentadas en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más de 20 millones de mujeres estadounidenses tienen problemas de forma rutinaria con la incontinencia urinaria. Las 56 mujeres de este estudio experimentaban el problema varias veces al día, cada día, dijo Huang.

A lo largo de 18 meses, la mitad se asignaron al azar a una clase grupal de yoga durante 3 meses.

La clase incluía 15 posturas estándar de yoga y técnicas especializadas que enfatizan la postura y el control de la respiración. El objetivo era que las mujeres desarrollaran un aumento de la conciencia de la "estructura de su suelo pélvico".

Las otras mujeres participaron en un grupo de ejercicio alternativo que se centró en estiramientos y el fortalecimiento, pero sin un énfasis en la zona pélvica.

Ambos grupos se reunieron dos veces por semana, e hicieron una sesión semanal en casa. Todos los demás tratamientos para la incontinencia se interrumpieron durante las intervenciones de yoga y de ejercicios.

Al final, las mujeres de la clase de ejercicios alternativos experimentaron una reducción de la frecuencia de la incontinencia de más del 50 por ciento.

Pero las de la clase de yoga centrada en la pelvis experimentaron una reducción de la frecuencia de incontinencia de aproximadamente un 75 por ciento. Nadie de ninguno de los grupos sufrió una lesión.

Huang dijo que el estudio mostró que el yoga puede ayudar a las mujeres a fortalecer el suelo pélvico sin la terapia de rehabilitación tradicional.

"La práctica regular de las posturas de yoga también puede mejorar la aptitud y condición física general, lo que se ha mostrado que protege contra la incontinencia urinaria en las mujeres mayores más frágiles", señaló.

Huang añadió que las técnicas de yoga que incorporan una respiración profunda y una relajación consciente también pueden mejorar la ansiedad, el estrés percibido y el equilibrio del sistema nervioso de las mujeres, factores que podrían contribuir a que la vejiga esté hiperactiva y a la necesidad urgente de orinar.

Dijo que otros tipos de actividad física probablemente también merezcan la pena para las mujeres mayores con incontinencia, dado el beneficio considerable observado por las mujeres en el grupo de ejercicios que no eran de yoga.

"Aunque creemos que el programa de yoga del estudio tiene unos beneficios únicos para las mujeres con incontinencia que van mucho más allá de lo que podríamos esperar con las otras intervenciones basadas en la actividad física, es probable que participar en otras actividades que mejoren su fortaleza muscular y condición física generales también sea beneficioso para las mujeres mayores con incontinencia", planteó Huang.

La Dra. Meena Davuluri, uróloga residente en el Sistema de Salud Montefiore/Albert Einstein de la ciudad de Nueva York, dijo que el yoga ofrece algunas ventajas con respecto al tratamiento estándar de la incontinencia.

"En general, es muy difícil lograr que los pacientes modifiquen su comportamiento", dijo. "Pero con el yoga uno no solo aborda la incontinencia y le ayuda con ella, sino que también se promueve un cambio general saludable en el estilo de vida. Y se hace en el ambiente de un grupo, así que se hace junto con otras mujeres que están pasando por lo mismo".

El yoga también es una opción para los pacientes que desean evitar los medicamentos, dijo Davuluri.

"Pero el yoga diseñado específicamente para este problema [la incontinencia] no está generalizado todavía", indicó. "Así que tenemos que averiguar el modo de implementarlo. Esto es solo el principio".

Más información

Para más información sobre la incontinencia urinaria, diríjase a la Urology Care Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay